jueves, 10 de noviembre de 2005

RUINES

Hoy estoy un poco desilusionado. El motivo es el trabajo, bueno mejor dicho los compañeros, por decir algo, del trabajo. No sé como la gente puede ser tan ruin de coger dinero de la caja de un compañero o algún objeto. No cabe en mi cabeza.

Ya lo he comentado varias veces, que con compañeros como estos para que quieres enemigos.

Me ha vuelto a faltar dinero, estoy seguro que el fallo no ha sido mío, como me ha ocurrido otras veces, lo reconozco. Pongo la mano en el fuego y seguro que no me quemo.

En el verano durante las vacaciones, no me ha faltado un solo céntimo –ya tengo cuidado- nadie metía mano en mi cajón. Cuando salgo a desayunar se pone otro compañero o alguien mete mano para coger cambio.

Todo seria cuestión de decirlo, pero eso no va conmigo. Si sobra dinero lo dejo y si falta lo pongo, soy así. Puedo contar como anécdota, que una vez a una compañera le falto dinero (el fallo fue suyo, yo me di cuenta, pero como la historia no iba conmigo me callé), pues al día siguiente lo dijo en alto para que yo me sintiera aludido, pero ese día yo no toque la caja y además le había dejado lo que había sobrado el sábado - una propina -. ¿ Se puede ser más mezquino?, creo que no.